domingo, 25 de abril de 2010

Ya no conoces a nadie

En Princeton lucia un hermoso sol apagado.
-Hola señorita. –Dijo Albert Einstein acostado en la cama blanca del hospital- Este dolor me esta matando.
-¿No me conoces? Soy Marilyn, Marilyn Monnnr… – le dijo mientras se levantaba un llamativo polo de listas de colores y dejaba sus hermosos pechos al aire.

2 comentarios:

  1. Y el dolor desapareció, relativamente.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Marilyn y sus pechos.
    Un abrazo.
    Antonio.

    ResponderEliminar